Reducir el contenido de azúcar en el yogur sin alterar la dulzura


Investigadores daneses han logrado reducir el contenido de azúcar en el yogur sin reducir la dulzura mediante la modificación del metabolismo de las bacterias que se utilizan para la elaboración del yogur. El producto final contiene menos azúcares añadidos y un nivel de lactosa muy reducido.

Una investigación desarrollada por expertos de CHR Hansen, compañía de Dinamarca que trabaja en el campo de la microbiología para desarrollar microorganismos probióticos, enzimas y levaduras para la industria láctea y la industria alimentaria en general, ha conseguido reducir el contenido de azúcar en el yogur, sin reducir la dulzura, manipulando las propiedades metabólicas de las bacterias responsables de la producción de yogur.

Estas bacterias endulzan el yogur y a la vez reducen el contenido en azúcar, a esto hay que añadir que han realizado un procedimiento similar para que las bacterias eliminen la lactosa, por lo que las personas intolerantes a este disacárido podrán disfrutar de este nuevo yogur. La investigación tenía como propósito diseñar bacterias que no consumieran la glucosa, generalmente en la producción de yogur se utilizan dos especies bacterianas en la leche, el Streptococcus thermophilus o bacteria del ácido láctico, y el Lactobacillus delbrueckii subspecies bulgaricus, una lactobacteria que también se encuentra en otros alimentos fermentados como el queso.

Cuando ambas bacterias se cultivan en la leche descomponen la lactosa, un disacárido formado por la unión de una molécula de glucosa y otra de galactosa, las bacterias consumen la glucosa y secretan galactosa. Los expertos querían cambiar el metabolismo de las bacterias para que consumieran galactosa y secretaran glucosa. Para alcanzar el objetivo desarrollaron un cultivo de streptococcus thermophilus en un medio donde la única fuente de alimento era la galactosa. No todas las bacterias eran capaces de consumir este componente, pero algunas mutaron y sí pudieron.

El siguiente paso fue desarrollar cultivos con las bacterias que consumían galactosa, posteriormente se modificaron las bacterias en un medio que contenía un análogo de la glucosa denominado 2-desoxi-D-glucosa, este compuesto era tóxico para las bacterias. De nuevo sólo unas pocas bacterias sobrevivieron al mutar, estas bacterias carecían de la capacidad para metabolizar la glucosa. En una segunda fase se incrementó el nivel de 2-desoxi-D-glucosa, con ello las bacterias que sobrevivieron carecían del mecanismo para el transporte de la glucosa.

Fuente: gastronomiaycia.com.

Acerca de Eduardo Vivas (263 Artículos)
Somos el medio de comunicación en español de la Actualidad Gastronómica de la ciudad de Miami

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: